viernes, 27 de noviembre de 2015

DIY Cómo hacer una corona de Navidad

Se acerca la Navidad, unas fechas que sigo disfrutando igual que cuando era niña, que me llenan de ilusión y hacen que me invadan una mezcla de nostalgia, recuerdos, emociones y hasta muchas veces inocencia porque sigo creyendo que algo mágico invade el ambiente y sólo hay que saber sentirlo, creer en él.

En casa mi marido y mi hija las viven de la misma forma que yo, por lo que formamos, una vez más, un equipo perfecto para exprimir cada momento, cada detalle, cada sonido...

Este año quiero dar a la decoración navideña en casa un aire "hand made" y compartirlo con vosotros para que podáis hacerlo también, por lo que os voy a ir enseñando en algún post la forma de hacer detalles, que darán un aire especial a nuestra Navidad, con una inversión económica mínima.

¡¡Comenzamos!!

CORONA DE NAVIDAD 


Materiales


Ramas secas, ramas de pino, de ciprés, de setos ornamentales...

Hojas verdes, semisecas, secas...del árbol que más te guste.
(Pueden utilizarse las que más te gusten pero es importante que puedan sujetarse a nuestra corona sin demasiada dificultad)

Frutos como castañas, avellanas, nueces... pensando igualmente en la forma que utilizaremos para colocar en la corona.

Piñas, palitos (ramas algo más gruesas)
Me habría gustado poner las piñas y los palitos recogidos por mi pero como aquí me ha sido complicado encontrar he comprado dos bolsitas en un bazar.

Cuerda rústica

Alambre para hacer la base de la corona

Alambre dúctil para sujetar los materiales a la base de la corona

Alicates de corte y redondeados para dar forma al alambre

Tijeras

Mucho espíritu Navideño y una buena música de fondo




Pasos a seguir

Lo primero daremos forma con el alambre a la base de nuestra corona, decidiendo el diámetro que más se adapte al tamaño que queramos, nos ayudaremos con unos alicates de corte y unos redondeados para ir girando las dos uniones.




Una vez que ya tenemos la base preparada el siguiente paso es elegir la planta con la que comenzar, eligiendo alguna de las que tengamos preparadas, yo comencé con unas ramas que no son de ciprés pero resultan muy parecidas, son de unos arbolitos que suelen utilizarse para dar intimidad en jardines pegados a las vallas, imagino que con la imagen os haréis idea de lo que os hablo.

En un principio comencé a sujetar las primeras ramas, como podéis ver en la imagen, con cuerda rústica, pero me di cuenta que como no se iba a ver era mejor utilizar un alambre que fuese fácil de manejar y que fijase bien la rama a la base.

En otras ocasiones he tenido por casa un alambre muy finito que va forrado de un plástico verde y que recuerda a los ganchos que lleva por ejemplo el pan de molde. Este alambre yo lo compro en los bazares, va en rollo sujeto en un plástico que lleva una plaquita metálica para facilitar el corte. También lo podéis encontrar en sitios como Leroy Merlin, en la zona de jardinería pero el precio no será el mismo y la calidad tampoco, evidentemente aquí será mejor, pero para lo que queremos nosotros con el del bazar será suficiente.

Como en esta ocasión no tenía, lo hice con el mismo alambre que había utilizado para la base aunque me costó más trabajarlo al ser más resistente.






Poco a poco iremos redondeando nuestra corona con la planta que más nos guste y en la cantidad y espesor que queramos, yo no la quería muy recargada y dejé alguna zona más ligera que otra.




Unas castañas que recogí en el Retiro y en un viaje relámpago a mi pueblo también estaban preparadas para colocar. Con ayuda del mismo alambre de la base y presionando poco a poco, con precaución para no hacernos daño, redondee el metal en la base de la castaña y el resto del alambre lo fui enrollando a la corona para que de esta forma quedase sujeta a ella.




Me encontraba tan bien haciendo la corona que esta fue la última fotografía que hice, lo olvidé completamente, por lo que no os puedo mostrar más del proceso aunque el resto es ya ir colocando como más os guste.

Los palitos los uní en grupos de dos e hice un atillo con cuerda rústica y las piñas sujetas a la corona directamente. Para finalizar coloqué alguna hoja seca de roble deslizándola por entre alguna plantita, que quedase sujeta pero sin dañarse porque no deja de ser una delicada hoja.


En esta imagen podéis ver con más detalle los palitos de madera, castañas, piñas y las hojas de roble




Imágenes: Lola Tierno (Soñando entre Nubes)






Imágenes: Lola Tierno (Soñando entre Nubes)






Imágenes: Lola Tierno (Soñando entre Nubes)

¿Os ha gustado cómo ha quedado? ¿os animáis a hacer una?

Como me ha pasado con otros DIY que he hecho siempre acabo pensando lo mismo, lo que se tiene que disfrutar con un trabajo creativo así y además teniendo al alcance de la mano los materiales adecuados.


"Nunca dejes de Soñar"

viernes, 6 de noviembre de 2015

Manuela&Co una cafetería con encanto

Manuela&Co


Entre los descubrimientos que hice este verano en mis vacaciones, está el que hoy comparto con vosotros. Aunque llevaba algunos meses abierto, yo no tuve conocimiento de él hasta un día de agosto, que al pasar con el coche, algo llamó mi atención...



Manuela&Co Bakery and Coffee Shop



Yo tengo la vista programada para que ante cierta combinación de colores, letras, distribución y alguna otra más, salte en mi una alarma que me diga de inmediato...


Sitio localizado... 
"Ahí vivirías tú Lolilla" 
(léase con sonido de alarmas que queda más impactante) 



Esa alarma me indica que el lugar lleva mi nombre y aunque en ese momento no sé de qué tipo de local se trata, tienda de decoración, de moda, pastelería, cafetería, restaurante... sé que ha de quedar grabado en mi "Lista de lugares imprescindibles".

Así fue cómo lo descubrí después de un ¡PARA! tremendo que le grité a mi marido (íbamos en el coche), menos mal que ya me va conociendo y con sólo mirar un poco hacia mi lado, él (que ya conoce los indicadores de los que os hablaba) entendió qué me pasaba :-)


Imágenes: Lola Tierno (Soñando entre Nubes)



Y no, no era una tienda de decoración como en un principio yo había pensado, era una Bakery y no estaba soñando, allí estaba, aunque pareciese increíble que un lugar así llegase a Soria ¡era real! dónde hasta hace muy poquito podíamos decir que había un, como llamarlo... ¿"monopoliocafeterístico"? (ya conocéis mi facilidad para crear palabras cuando no las encuentro).

Este "monopoliocafeterístico" (tengo que decir a su favor, que los productos de este lugar son exquisitos y es visita obligada para nosotros siempre) había quedado anclado en el pasado en cuanto a ambientación y estilo me refiero, y en el que si por ejemplo tomas tu consumición en el salón, como si de un salón del Palacio de Buckingham se tratase, te incrementan un 20% más al total de tu consumición, estar sentado en dicho salón y servido en mesa (dentro del local) por un camarero es el valor que tiene, a mi modo de ver y contando con que sus precios no son precisamente ajustados (en comparación de grandes ciudades) me parece excesivo, sin mencionar que cuando una de las veces acudí con mis amigas para desayunar, pregunté si tenían algún producto para celiacos y el camarero me miró con cara rara. (Uno de los sitios que también he descubierto este verano en Soria, y del que os hablaré en otro post, sí tiene productos para celiacos)

Soria merece lugares nuevos con los que poder disfrutar todo el que allí vive y también el gran número de turistas con los que cuenta durante todo el año.

Y ahora sí, hoy descubrimos...

Manuela&Co

una cafetería, pastelería, taller (donde imparten cursos de dulces) y además tienda, en la que poder comprar materiales de repostería, que muchas veces y más en ciudades pequeñas, sólo es posible encontrar en tiendas online.

Ubicada en la ciudad de Soria y mimada por su creadora, Beatriz Beltrán (Wedding Planer) que cuida hasta el más mínimo detalle, decoración, atención, elaboración, materia prima...

He sido incapaz de seleccionar sólo alguna fotografía de las que tomé el pasado mes de agosto, por lo que he decidido crear un pequeño vídeo con el que podáis sentir, de una forma más cercana, el bonito lugar del que os he hablado.

Ahora sólo os queda pasar a conocerlo en persona y os aseguro que os enamorará como lo hizo a mi.

Beatriz, felicidades por haber conseguido un lugar tan acogedor y por la buena elección de la persona que estaba a cargo del establecimiento el día que estuvimos, alguien que se mostró en todo momento atento, con una sonrisa en los labios y que escuchó la sugerencia que le hice sobre la oferta de productos para personas celiacas (imagino que te lo diría), no sé su nombre pero quiero que sepas que su atención fue de 10.
Espero poder conocerte en persona en alguno de mis viajes.


"Nunca dejes de Soñar"